REFLEXIONES: Monetizando el trabajo...

Hoy va un post dedicado a los fotógrafos. Si hay algo que suele sorprender en el día a día de la fotografía es que muchas veces los trabajos más visibles son los que menos dinero han generado.

He visto muchos talleres de fotógrafos (CreativeLive suele ser una fuente con un valor incalculable en ese sentido) y fotógrafos como Lara Jade, Matthew Jordan Smith y Lindsay Adler hablan sin tapujos de que siguen realizando colaboraciones y el peso que tienen en su portfolio. 60% trabajo remunerado-40% trabajo personal, son cifras que llegan a compartir.

Marilyn Monroe, realizaba intercambios en los años 60, y muchos más personajes relevantes. Pero que todo tu trabajo gire alrededor de los intercambios también es problemático. Y es una de las cosas que puede ocurrirte en moda casi sin que te des cuenta. He conocido a varias personas a lo largo de mi carrera que querían acceder a trabajos grandes a través de ese camino. He visto a demasiados fotógrafos, y periodistas, algunos amigos y colaboradores míos dedicando tiempo a historias de las que veo que poco van a poder sacar, ni en rentabilidad, ni en portfolio... Yo misma me embarqué en muchas de estas historias al comienzo de mi carrera. Muy posiblemente acabes quemado y sin nunca acabar de acceder al lugar que buscabais en el universo.

¿Por qué ocurre esto? Hay va una teoría mía basada en mi experiencia. Si todo vuestro trabajo se centra en colaboraciones, nunca os acabáis de adaptar a las necesidades de un cliente real, que muchas veces difiere de la idea que tenemos en la cabeza. De hecho las redes sociales nos hacen a veces alcanzar una autocomplacencia alejada de las necesidades reales de los clientes.

Es cierto que los clientes suelen valorar tu trabajo cuanto más pagan por ello, pero también es cierto que para llegar a dicha etapa se suele pasar por otros previos en los que se trabaja por menos dinero hasta alcanzar el valor y la experiencia real que hacen que puedas ofrecer un producto auténtico y diferenciado en casos reales. Cada uno puede buscar su hueco a su manera, pero a mi realizar trabajos para clientes, e ir subiendo el precio progresivamente me ha ayudado a ver sus necesidades, mis puntos fuertes, donde tengo que pulir habilidades y donde puedo ir cobrando más. Es complicado dar el salto de gratis a remunerado, pero ir incrementando precios es más fácil.

Es mi reflexión de hoy, si aportáis vuestra opinión en los comentarios será más valiosa. Yo mientras tanto voy a seguir procesando fotos, con algún taller de CreativeLive de fondo...

Comentarios