FAQ: 5 razones por las que es útil un reportaje pre-boda


Suele ser una de las preguntas que más me hacen la gente que va a casarse, otros fotógrafos y mis amigos y conocidos en general. 

¿Qué es un reportaje pre-boda?
El reportaje pre-boda consiste en hacer un reportaje de forma previa a la boda, normalmente sin que los novios vayan vestidos de boda.

¿Por qué podría ser útil?
Os voy a contar mi experiencia. Este año decidí incluirlos para formarme mi propia opinión al respecto y para mi ha sido una experiencia tan positiva que voy a seguir realizándolos.

  1. Sirve de primera toma de contacto. Te permite entablar una relación con los novios más próxima y cercana. Muchas veces pasa tiempo, meses incluso, desde que se contrata la boda hasta que llega el gran día, y nosotros, como fotógrafos profesionales gestionamos muchos trabajos. Poder poner a poco tiempo de la boda cara e historia a la pareja es un plus.
  2. Relaja mucho y hace que el día de la boda las fotos salgan mejor. Muchas veces los novios no son modelos profesionales. De hecho en gran parte de las ocasiones el día de su boda es el primero que posan. Lo que suele ser tensión y nervios añadidos. Si conseguimos eliminar parte de esos nervios de forma previa tenemos mucho ganado :-).
  3. De alguna forma tranquiliza también respecto a nuestra labor como fotógrafos. Si has sido responsable con el reportaje pre-boda, minimizas un poco un miedo primordial de todas las novias, que no aparezcas el día de su boda.
  4. Tienen la posibilidad también de conocer al segundo fotógrafo. Así tampoco es un completo extraño y conoce a los novios de antemano. 
  5. Descubrimos también de antemano las poses que no les gustan. Hay parejas que no se sienten cómodos con determinadas poses, como por ejemplo besándose. 

Sé que unos cuantos fotógrafos leéis este blog. Una vez un fotógrafo con bastante experiencia en bodas me comentó que no le veía mucha utilidad porque eran fotos que no se podían incluir en el álbum. Eso es cierto, pero se pueden usar para álbumes de firmas o invitaciones. Además, el pre-boda y post-boda es el momento de probar cosas nuevas. El día de la boda se trabaja con más presión y es preferible no probar ningún equipo, esquema de iluminación, ayudante o técnica nueva, mejor si se puede ir haciendo en reportajes pre-boda o post-boda. 

Por cierto, gracias una vez más a los que estáis ahí del otro lado de la pantalla. No sé como me las apaño siempre con esto de los blogs para tener más conversaciones en la vida real sobre los posts que comentarios ;-).


Comentarios